viernes, 1 de abril de 2011

Nunca

Me pregunto cómo era y qué sentía. Sentirse querida y deseada. Oír tu voz, al otro lado del teléfono, diciendo "te echo de menos" y susurrando "te quiero". Preguntarse qué podría producir lágrimas que no fueran de alegría. Cómo era, hablar de dolor sin nada que lo trajera al presente. Salir a la calle, descontando los segundos que la separaban de ti. Cómo era, qué sentía al tener la certeza de que la querías. Y sobretodo me pregunto, sabiendo esto, por qué abandonó el cielo.

Si algún día me la encontrara, no puedo negar que me encantaría decirla lo estúpida que fue, contarle lo bien que te va todo, que eres feliz y que tus ojos han visto amaneceres más bonitos que los que compartisteis juntos. Admitiría también que, a diferencia de ella, yo no tuve la suerte de ser el mundo entero para ti pero eso no me impidió sentir que tú sí lo eras para mi. Le diría que, es de justicia, no la perdonaré nunca en mi vida porque si ella no hubiera abandonado el cielo, yo nunca le hubiera conocido y entonces nunca hubiera lamentado no poder estar en él.

6 comentarios:

  1. vaya.
    bonito y sorprendente.
    te comprendo, sabes?
    bueno, muchos besos y animo si ??
    que el amor es bonito, solo duele cndo nosotros queremos que duela

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito!!
    Y también triste, pero bueno, siempre hay q pensar en lo bueno, en que has sentido ese sentimiento al conocerle, y que nunca se sabe el futuro, tal vez algún día seas el mundo entero para él.
    Besoss!

    ResponderEliminar
  3. muy lindo.
    la verdad es que hay cosas que son difíciles.
    como dice mi madre): ajo y agua.
    Solo podemos dar nuestro mayor esfuerfo, sabiendo que lo hemos hecho.
    Es simple y complicado.

    Pero es lo mejor que podemos hacer.

    muaac*

    ResponderEliminar
  4. jo.. yo tb se lo diria si lo viese otra vez...
    haria todo lo q tuviera en mi mano para q se qedara conmigo

    ResponderEliminar
  5. "nunca" un título muy frío para un texto tan bonito, aunque es muy real, hay que aprovechar los instantes para decir las cosas y no esperar ese "nunca" en el cual por más que quieras ya no te podrán escuchar.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar